Paletas Pantone en aplicaciones libres (parte 2)

Bueno, vengo bastante entusiasmado con el tema. Sigamos adelante.
Como decía en el post anterior, los colores Pantone son, o al menos así lo solemos creer los diseñadores, muy importantes para nuestro trabajo.
Pero ¿realmente sabemos cómo usar esta herramienta?
Aunque vengo usando estos colores por más de diez años debo confesar que hasta hace muy poco tiempo nunca me había puesto a ver con detenimiento si los estaba usando correctamente.
Y por lo que pude ver no soy el único. La mayoría de los diseñadores las tienen ahí, saben que están pero no tienen la certeza de la forma correcta de usarlas desde el software, es decir, cuándo tal o cual librería de swatches debe ser usada desde los programas de diseño.

No es que sea algo complicado, de hecho es extremadamente simple, pero es de esas cosas que se aprenden al pasar sin prestarle mucha atención y uno se acostumbra a usarlas sólo porque están ahí, sin saber muy bien por qué se elige lo que se elige a la hora de trabajar.
De ahí salen equívocos que, aunque puedan resultar graciosos, demuestran lo mal preparados que solemos estar los diseñadores en estas cuestiones técnicas que pueden ser esenciales para nuestro trabajo.
¿Quién no vio nunca, por ejemplo, un manual de identidad donde se especifica que el color de una camisa es Pantone 108C? 🙂

Lo peor de todo esto es que existe la idea de que el sólo hecho de usar Pantones ya nos asegura que el color va a salir como nosotros queremos y si esto no es así generalmente la culpa es del imprentero, que no me saca los pantones bien.
Y una vez más, como decía en posts anteriores, usar MAL una herramienta muchas veces es peor que incluso no usarla, y de la misma forma que era inutil preocuparse por RGB/CMYK, si no tenemos idea de gestión de color, si no sabemos cómo utilizar correctamente los colores Pantone probablemente no haya mucha diferencia entre usarlos o elegir colores directamente “a ojo”.

Bueno… Cómo uso las paletas Pantone entonces?
Las herramientas que pone Pantone a disposición del diseñador son varias, pero me voy a enfocar en las más comunes en nuestro rubro y contexto: Los colores “sólidos” del sistema Pantone Matching System y sus respectivas conversiones a proceso de 4 tintas.

Estos dos sistemas constan de dos piezas fundamentales: Por un lado, las guías impresas, “pantoneras” o como quieras llamarles. Por otro las “swatches”, una representación informática de esos colores reales que elegimos en el programa de diseño para indicar de qué color queremos que sean las cosas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las guías son simplemente eso: Guías. Son una referencia impresa donde podemos ver el catálogo de colores y tener una idea de cómo van a salir impresos.
¿Por qué digo “tener una idea” y no digo que vamos a ver exactamente el color impreso? Porque en la impresión intervienen muchísimas variables que hacen que existan pequeñas (o grandes) variaciones en el color impreso, pasando por el papel, las máquinas impresoras e incluso al clima del lugar donde se imprime.
El papel es un factor crítico: de su rugosidad, absorción y de su punto blanco va a depender la apariencia del color impreso, así que a menos que tengamos acceso al mismo papel de la misma partida que el que usaron en la impresión de nuestros catálogos pantone, va a haber diferencias.
Por eso debemos entender a las guías pantone como referencias y no como entidades perfectas que nos indican cómo debe ser el color. Las mismas cartas Pantone se gastan y decoloran con el tiempo, el uso y la exposición a la luz, y es por eso que Pantone recomienda reemplazarlas una vez por año (todo un presupuesto para el diseñador sudaca promedio 🙂

Entre las guías más comunes utilizadas en el rubro del diseño están las “Formula” y las “Bridge” (anteriormente llamadas “solid to process”)
Las guías “Formula” contienen un catálogo de colores y las respectivas fórmulas para prepararlos mezclando las 14 tintas base de Pantone. La idea es que respetando esas proporciones y utilizando tintas homologadas por Pantone lograremos una aproximación razonable a los colores de la guía.
Pero esto no queda ahí: como mencionaba, el papel es un factor muy importante y es por esto mismo que las guías Formula existen en 3 variantes (Coated, Uncoated y Matte).
Un error muy frecuente del diseñador es creer que los colores de las Coated, Uncoated y Matte son diferentes colores. Esto es incorrecto.
La fórmula de los colores es exactamente la misma, pero existen esas versiones de las guías para que podamos ver cómo un mismo color se comporta sobre papeles encapados (Coated), papeles obra (Uncoated) y papeles encapados mate (Matte).
De ahí sale la letra que aparece detrás del color (C, U o M) y con esto creo que queda bastante claro que una camisa nunca podría estar hecha de papel encapado. 😉
Las letras se usan para indicar sobre qué sustrato está impreso el color y de esta forma tener una referencia rápida de qué guía debemos usar para controlarlo.

Pero las guías Formula sólo sirven para tintas directas. Es decir, las que ocupan una pasada de máquina por cada color.
Estas guías no cubren la impresión en fotocromía. Para eso es que existen las guías “Sólido a Proceso” que son catálogos que contienen los mismos colores de tinta directa de la Formula convertidos a proceso de 4 tintas.
En realidad, esto no es del todo correcto: no son los mismos colores convertidos, sino que son las mejores aproximaciones que se pueden lograr con impresión a 4 tintas de los colores sólidos, y la mala noticia es que la mayoría de los Pantone de la guía Formula NO son reproducibles en cuatricromía y los colores más cercanos son bastante diferentes a los originales (por lo que veíamos hace un par de posts sobre los “gamuts” de salida de los dispositivos de impresión).
Esta es la verdadera utilidad de estas guías: mostrarnos cuál es la mejor aproximación de un color directo que nos puede dar el proceso de 4 tintas, y de esta forma ayudarnos a elegir, de ser necesario, un color que nos brinde mayor flexibilidad en las diferentes aplicaciones.

Estas guías con las simulaciones de colores directos en proceso han pasado por diversas encarnaciones, y actualmente son comercializadas bajo el nombre de “Pantone Color Bridge”.
Las guías Bridge contienen las muestras de color directo, las respectivas “conversiones” a 4 tintas y el valor sRGB y hexadecimal del color para representación en pantalla. Del lado de los colores de proceso los números de cada color están seguidos de una letra “P” antes del tipo de sustrato. Entonces, por ejemplo, un Pantone 3405 PC sería un Pantone 3405 impreso en Proceso de 4 tintas, sobre papel encapado (coated).
Una vez maś, la cosa no termina acá: Si ya vimos que diversos factores pueden afectar la apariencia del color en las guías fórmula, podemos imaginar fácilmente que la cosa se complica aún más en la impresión en proceso de 4 tintas ya que entran en juego, además de los factores citados, otros como los famosos perfiles de color dependientes de dispositivo.
Para minimizar un poco la incertidumbre, Pantone publica sus guías Bridge con separaciones basadas en la norma SWOP (usada en norteamérica) y en la norma EURO (usada en europa), de modo que los colores representados en una y otra guía reflejan mejor la forma en que se imprime en esas dos regiones.
En argentina se utiliza más frecuentemente Euro (por lo que sería más conveniente comprar esa versión de la bridge) aunque hay proveedores de impresión, sobre todo con equipos más modernos de CTP, que utilizan SWOP. Si enviamos nuestro trabajo a distintos proveedores probablemente la mejor opción sea la guía Euro, y si tenemos un sólo proveedor de impresión convendrá preguntar.
De todas formas hay que tener en cuenta que ambas versiones de la guía están impresas por Pantone con sus máquinas y sus correspondientes configuraciones, y eso significa que esos valores CMYK de la guía llevados a cualquier máquina impresora difícilmente van a darnos exactamente el mismo resultado. De la única manera que podríamos pretender el mismo resultado es imprimiendo con el papel de Pantone en las máquinas de Pantone.
Por eso, si decía que debíamos tener reservas a la hora de considerar a las Formula guides como la forma perfecta de representar el color, con las bridge directamente tenemos que desconfiar y nunca, pero NUNCA, pretender que nuestro proveedor de impresión nos saque un color idéntico al que vemos ahí.
Y si quedan dudas de esto que digo, basta con agarrar una guía Solid to Process y ponerla al lado de una guía Bridge. Los colores representados SON DIFERENTES!
El motivo de esta diferencia es que las Solid To Process eran confeccionadas con películas, mientras que las nuevas bridge se fabrican con CTP en otro papel más blanco. Este sólo detalle ya produce importantes diferencias, y estamos hablando de productos de la misma Pantone. No debería sorprender que en una imprenta argentina tengan algunas dificultades para reproducir con exactitud un color a la perfección.

Conociendo estas diferencias entre las guías impresas realmente no queda mucho por decir sobre cómo usarlas. Son referencias que usaremos para tener una vista rápida de lo que más o menos podemos esperar en una impresión de buena calidad considerando un cierto margen de tolerancia. Es sólo cuestión de agarrar la guía correcta y mirarla, no hay más instrucciones.
¿Pero es lo mismo en la pantalla de mi programa de diseño?

La respuesta de esto la dejo para el próximo post.

9 opiniones en “Paletas Pantone en aplicaciones libres (parte 2)”

  1. Honestamente NO TENÍA IDEA de lo complejo del tema pantone. Siempre tuve cierta desconfianza en considerar a los pantone como “los colores dictados por dios” pero es probable que parte de los problemas que tuve con estas cartas sean por desconocimiento.
    A la parte 3!

  2. Conciso entretenido y muy buena informacion. El manejo de color en los distintos soportes vendria a ser como el oceano. esta compuesto de millones de gotas ( todas son de agua, pero ninguna exactamente igual a otra)

    saludos

  3. Muy interesante el artículo, perfectamente explicado.
    Yo últimamente me pongo en contacto con la imprenta para hacer una prueba de color antes de hacer la tirada. Me lo cobran, pero me aseguro de que el color que van a imprimir es el que quiero.
    Claro, la prueba la hacen con su papel, impresora, mezcla de colores… Y en alguna ocasión he tenido que cambiar el color Pantone utilizado para lograr un mejor resultado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *