Paletas Pantone en aplicaciones libres (parte 3)

Las librerías de swatches
Las versiones “digitales” de las librerías impresas son generalmente llamadas “paletas” o “swatch libraries” en los programas de diseño. Son representaciones numéricas de lo que en el mundo real es el color.
Pero Pantone no nos ofrece una librería de swatches sino varias (coincidiendo con las impresas) y no queda del todo claro cuál debemos utilizar en cada caso.
Y como además es un trabajo extra andar cambiando la librería en cada trabajo, lo más común es que el diseñador termine agarrando una sola librería (por ejemplo la Formula Coated) y la use para todo.
Es así como vemos cosas como “El color de la marca es el Pantone 247C”, que bien podría referirse a que el diseñador toma como referencia para el color de la marca la apariencia del color pantone 247 impreso sobre papel encapado como el color ideal, pero no queda claro si en otros soportes debería usarse la misma tinta o deberían buscarse alternativas que perceptivamente funcionen de una forma más similar al del encapado. (En lo personal creo que esto es directamente un error y en ese caso sería mucho más válido usar valores sRGB indicando qué tintas deberían usarse para cada aplicación en lugar de usar pantones específicos o una separación genérica de CMYK, pero esto ya forma parte de otra discusión.)

De la misma forma en que deberíamos especificar el color correcto en un manual de identidad para que quede claro qué colores usar en cada aplicación, deberíamos también seleccionar las librerías de color correctas dentro de nuestros programas de diseño. Primero, para tener una representación más cercana a lo que vamos a obtener en la salida, pero además para estar seguros de que la información de color que enviamos con nuestros archivos al dispositivo de salida sea la adecuada.

Para poder optar por la librería de swatches correcta deberíamos, ante todo, analizar el trabajo que vamos a realizar:
¿Vamos a imprimir o el trabajo es sólo para ver en pantalla?
Si vamos a imprimir ¿Vamos a imprimir en offset, inkjet o en láser? ¿Vamos a usar early binding o late binding?
Si es un trabajo que va a imprimirse en papel, ¿qué tipo de papel utilizaremos?

Respondiendo esas preguntas nos encontramos con los casos más habituales con los que puede toparse un diseñador:
– Trabajos para pantalla (web, TV, cdrom)
– Impresión de baja tirada u hogareña (láser color o inkjet)
– Impresión en plotters de vinilo o lonas (gigantografías)
– Impresión sólo en fotocromía (trabajando con early binding o late binding)
– Impresión sólo colores spot (trabajos en 1, 2 o 3 pantones, por lo general).
– Impresión en fotocromía usando pasadas extra para colores especiales

Vamos a ver qué deberíamos hacer en cada caso:

Trabajos para pantalla
Cuando vamos a trabajar para la web, televisión o cualquier producto que deba quedar en una pantalla y no va a ser impreso, deberíamos utilizar siempre RGB.
El monitor no puede mostrar otra cosa que no sea RGB, al menos por ahora, así que utilizar cualquier espacio de color va a terminar indefectiblemente en una conversión a RGB, por lo que no tiene mucho sentido pasar por otro espacio a algo que va a terminar siendo RGB.
Las swatches de Pantone no son la excepción y por lo tanto todas las reproducciones de las distintas guías que vemos en pantalla son RGB, pero en este caso la opción más correcta son los valores sRGB provistos en la guía Bridge.
Estos valores fueron medidos colorimétricamente de los colores sólidos por Pantone y optimizados para que en un monitor sRGB calibrado la apariencia del color “en pantalla” sea lo más aproximada posible al color spot.
Además, como mencioné con anterioridad, el sRGB es el espacio más “genérico” entre los diferentes monitores, por lo que si nuestro color está dentro de ese espacio tendremos la certeza de que será reproducible en la mayoría de los monitores del mundo.
Estos valores sólo deberían usarse para aplicaciones en pantalla y no para impresión.

Impresión inkjet/Laser, ploteados, gigantografías
Si bien es cierto que estas técnicas de impresión pasan indefectiblemente a CMYK en la etapa final, es muy frecuente que la gestión de color sea bastante descuidada por quienes operan estos dispositivos y la mayoría de las veces ni siquiera están configurados más allá de los ajustes por defecto de fábrica.
En este caso estamos un poco “jugados” porque si el proveedor de impresión no cuidó en absoluto este detalle realmente no podemos esperar mucha precisión en el color.
Siempre es mejor preguntar, pero ante la duda (o ante la certeza de que el señor que nos va a imprimir no tiene mucha idea) el RGB es una apuesta más segura.
En definitiva, si el proveedor cuida la gestión de color, nuestro archivo RGB será perfectamente viable y los colores serán mapeados al gamut de salida correctamente. Si el proveedor no cuida ese aspecto seguramente tendrá el dispositivo con sus configuraciones por defecto, y por lo general estos dispositivos están preparados para imprimir desde achivos RGB, por lo que el resultado será aceptable.
Muchos de estos dispositivos además suelen tener un gamut algo más amplio que la impresión offset (al menos en algunas áreas), por lo que enviando un archivo RGB también nos estaría salvando de recortes de gamut innecesarios.
¿Qué pasa con los Pantone? En este caso nos conviene utilizar las swatches de la Formula Guide.
Suena raro, ¿no? Parecería más lógico usar la Bridge, pero no.
Vamos a usar estas swatches porque están almacenadas en el espacio CIELab, y al llevarlas a un espacio de color RGB, generalmente más amplio que el CMYK, no perderemos información de color inutilmente. Si luego el dispositivo de salida no alcanza este gamut obviamente estos colores serán ajustados según el propósito de conversión utilizado, pero al menos tendremos la certeza de que no perderemos los colores que sí quedaban dentro de ambos gamuts. (RGB y CMYK).

Una cosa más que deberemos considerar es el papel sobre el que se imprimirá (si imprimimos en papel) para seleccionar la versión correcta de la librería de swatches de formula.
En el caso de impresiones en vinilos y lonas podemos deducir que la apariencia del color será más cercana a un papel coated que a un uncoated o matte, así que seguramente vamos a obtener un mejor resultado con la versión formula guide coated.

Impresión en Fotocromía
Como mencionaba en un post anterior, la primera decisión importante es el flujo de trabajo de color. Podemos trabajar con Early Binding (convirtiendo las imágenes a CMYK al principio y trabajando todos los valores en CMYK) o trabajar con Late Binding (es decir, todo en RGB y sólo convertir a CMYK en la parte final del trabajo).
De esta elección de flujo de trabajo dependerá qué librería de swatches vamos a usar con nuestro software.
Si utilizamos todo RGB (late binding) el caso será similar al anterior de las impresiones inkjet y laser, y deberemos usar las swatches de la Formula Guide.
Pero si trabajamos completamente en CMYK, las swatches de la Color Bridge son más adecuados porque contienen los valores de separación CMYK propuestos por Pantone.
Y aquí viene un dato muy muy interesante: Como las swatches de la Formula Guide están almacenadas en Lab, si las usamos en un flujo de Early Binding cada color será convertido de Lab al CMYK de dispositivo en lugar de usarse las separaciones seleccionadas por Pantone.
Así que debo informarle a cualquier diseñador que haya dicho que es imprescindible trabajar con CMYK para mantener las separaciones de los Pantones, que si estuvo usando hasta ahora las swatches de la Formula estaba haciendo TODO MAL, y no hubiese hecho mucha diferencia si trabajaba con RGB :-p

Impresiones con tintas Spot / Fotocromía+pasadas spot
En nuestro país, y estimo que será lo mismo en muchos otros países, la impresión de tintas “sólidas” queda relegada en la mayoría de los casos a impresiones de monotonos, duotonos o tritonos.
Por lo general los presupuestos son muy acotados como para considerar pasadas extra de colores spot (así se denomina a los colores sólidos que ocuparán una pasada de máquina por color) más allá de plateados, dorados o raras veces colores fluorescentes. Muy a nuestro pesar, en la mayoría de los casos el presupuesto nos va a forzar a tener que imprimir esos bonitos naranjas, azules o verdes loro que elegimos para el diseño en separación CMYK con su consiguiente pérdida de saturación.

En el caso de la impresión sólo en colores spot, como podremos imaginar, las paletas y swatches que deberemos utilizar son las Formula.
En este caso las swatches lo único que nos brindarán es una representación en pantalla del aspecto del color impreso. A la máquina impresora no le envían color, sino un canal en escala de grises con la indicación de qué color debe usarse para entintar la pasada.

Pero en el caso, no muy frecuente pero tampoco imposible, de que podamos trabajar con fotocromía y pasadas extra de colores sólidos lo que deberemos hacer es, como nos podrá indicar el sentido común, utilizar para la parte que se imprimirá en fotocromía los criterios de fotocromía, y para la parte que se imprimirá como sólido los criterios de la impresión de sólidos. Con esto se puede ver también otra ventaja adicional del workflow the late binding: podremos realizar un trabajo mixto de proceso+spot utilizando la misma librería de swatches.

También dependerá bastante de la forma en que trabaje el software. Por el momento en el software libre Scribus es la única aplicación que nos permitirá trabajar de esta forma (tengo entendido que sk1 también permite este modo de trabajo, pero no tengo mucha experiencia con ese programa para afirmarlo). En futuros posts voy a mostrar casos reales de aplicación de estas diferentes formas de trabajo y cómo resolverlas con aplicaciones libres.

Pasando en limpio… (resumen para el que no tenga ganas de leerse todo el post)

Las guías impresas se utilizarán como referencia física de la salida de color, y se elegirán de acuerdo al tipo de impresión y al sustrato:
– Formula para los colores spot
– Process (bridge) para los colores representados en fotocromía:
Además se considerará el tipo de papel
– C (coated) para papeles encapados,
– M (Matte) para papeles encapados con acabado mate
– U (Uncoated) para papeles “obra”.

Las librerías de swatches en el software se utilizarán para tener una aproximación en pantalla de lo que será la salida impresa y además almacenarán en nuestros archivos los datos sobre los colores que deberán imprimirse. Se elegirán de acuerdo al tipo de soporte (al igual que las guías impresas) y al flujo de trabajo:
– Formula para colores spot.
– Bridge (CMYK) para impresión en fotocromía con Early Binding.
– Formula para impresión en fotocromía con Late Binding (RGB)
– Formula para impresión en plotteados, inkjet y laser (RGB)
– Bridge (sRGB) para representación en pantalla (web y tv, por ejemplo).

Y una sugerencia que nunca está de más: sobre todo en la impresión en fotocromía, no debe olvidarse que el gamut de salida es bastante reducido, por lo que siempre es buena idea asegurarnos que los colores “corporativos” que elegimos estén dentro del gamut imprimible para poder lograr mejor consistencia de color entre aplicaciones. Además, también es conveniente usar las previsualizaciones de soft-proofing y advertencias de “fuera de gamut” que ofrecen los programas de diseño, al menos contra perfiles genéricos, para detectar los casos más severos de pérdida de colores no imprimibles.

Básicamente debemos mantener el control, tanto en nuestro proceso de trabajo como en nuestras expectativas.
Lo que debe entenderse aquí es que las herramientas provistas por Pantone son ayudas para minimizar la incertidumbre, para hacer el proceso más predecible y tener una referencia de qué podemos esperar. Pero siempre va a existir un margen de error y debemos estar preparados para las sutiles diferencias que pueden aparecer por la infinidad de factores intervinientes en el proceso de impresión.
El color perfecto es una ilusión. Pasar de una habitación con iluminación artificial al exterior o a una habitación con las paredes de distinto color ya va a hacer que percibamos el color de una forma distinta, así que ya es como mucho pedir pretender que nuestra reproducción de color sea “perfecta”.
Es cierto que a medida que se utilizan más tecnología, mejores materias primas, condiciones controladas y personal mejor preparado las diferencias se reducen totablemente hasta márgenes casi imperceptibles, pero esto también tiene un precio que no siempre nuestros clientes van a estar dispuestos a pagar.
Lo importante es que el profesional de diseño, trabajando en conjunto con los profesionales de impresión, desarrolle un flujo de trabajo controlado y predecible, que minimice la incertidumbre y mantenga las variaciones dentro de márgenes razonables para cada caso.

Aclaro, como nota final, que los conceptos de este post y del anterior son generales e independientes del software que se use. Aplican tanto al software libre como al privativo.

10 opiniones en “Paletas Pantone en aplicaciones libres (parte 3)”

  1. Te tengo que felicitar de nuevo por tus excelentes post sobre diseño.

    No sólo se ve claramente tu dominio de la materia, sino que están perfectamente explicados para los que no tenemos tantas “tablas” en estas lides. 😉

    Un abrazo!
    Sigue así!

  2. No tiene que ver con el post, pero les quería agradecer, gracias a su trabajo pude ver que se podía hacer motion graphics con blender, y estoy usando XCF layers suite para importar capas de gimp o creadas en inkscape.

    1. DaFeBa: Me alegro que te haya servido. Ese script que hizo Alex (un amigazo blendero de Perú) me ayudó a dejar atrás definitivamente After Effects, y con eso completé mi migración al SL.
      Ahora te recomiendo que pruebes Blender 2.57 que acaba de salir. Ya incluye “de fábrica” una versión actualizada y bastante mejorada de XCF Layers Suite*.
      Va mucho más rápido y tiene algunas features nuevas que son alucinantes, como poder crear automáticamente un nodetree recreando las capas del XCF en el compositor).
      La nueva versión de Blender es impresionante. La serie 2.4x fue gauchita y se re-portó, pero la 2.5x es otra cosa.

      *) En realidad el script que trae Blender 2.57 no es una versión nueva, sino una reescritura de cero del script que preparó ZanQdo para la película “Historias de Cronopios y de Famas”, que está en plena producción (y usando todo software libre).

  3. Hola buenas noches, tengo una pequeña duda tengo un diseño de imagen corporativa y todo esto lleva papeleria corporativa y se va a offset entonces deberé usar la paleta color bridger ?
    de antemano gracias por tu respuesta

  4. Yasmin:
    Si vas a imprimir en 4 tintas (fotocromía) y estás trabajando en CMYK sí, usas la paleta Bridge.
    Si vas a imprimir en colores planos (spot) o vas a trabajar en RGB, en ese caso deberás usar la paleta Formula.

    Si estás definiendo una identidad corporativa y necesitas indicar qué colores deben ser usados, la forma correcta es indicando el número del Pantone solamente. Las letras que siguen al número indican qué tipo de papel y qué tipo de impresión.
    Ejemplos:
    Pantone 1655 es el color corporativo
    Pantone 1655M es es color spot para papel encapado mate (ilustración mate)
    PANTONE 1655PC es el color para impresión en fotocromía (proceso) sobre papel encapado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *