RGB y CMYK. late binding vs. early binding

Como era de suponer, los perfiles de impresión también son determinantes a la hora de lograr una buena reproducción de color. El modelo de color CMYK también es “device-dependent”, por lo que obviar la información del dispositivo de salida hace al trabajo en este modo de color practicamente inútil.
Además, incrustar un perfil distinto al que usará nuestra imprenta conlleva el riesgo de que sea incorrectamente interpretado, así que a menos que sepamos lo que estamos haciendo (y nuestra imprenta también) el modo CMYK puede traer varios problemas.
Es tal vez por este tema que la recomendación general es trabajar con lo que se conoce como “late binding”, es decir, dejar para el final la conversión a CMYK.
La tendencia actual, acentuada por el creciente uso de sistemas DI (direct imaging) y CTP, es dejar el trabajo de separación al RIP, y que éste se encargue de la conversión a CMYK e incluso del trapping.
En ese caso se sugiere trabajar directamente en RGB, sin preocuparse en absoluto por convertir a CMYK. El hardware y software del dispositivo de salida se ocupan de convertir las imágenes según el perfil correcto, y se logra la mejor reproducción posible de nuestro original RGB en el impreso.

Sin embargo, en parte por costumbre, en parte porque esta parte del mundo está bastante atrasada en cuanto a la implementación de esas tecnologías (y en parte probablemente también por desconocimiento) se sigue trabajando con la otra opción, conocida como “early binding” donde se crea directamente el documento CMYK al principio y todo el trabajo se realiza en ese modo.
Pero esta forma de trabajar tiene desventajas a la vez que no presenta una ventaja clara que nos indique que deberíamos usarla en lugar de la otra.
Continuar leyendo “RGB y CMYK. late binding vs. early binding”

sRGB vs. AdobeRGB. Cuál utilizo?

Esto me llevó bastante investigación y experimentación. Existe un gran debate respecto a los perfiles de trabajo RGB, que si sRGB o AdobeRGB.
Mis conclusiones fueron que, en nuestro caso, el sRGB es mucho más seguro para trabajar que el AdobeRGB. En el siguiente artículo voy a tratar de explicar por qué.
Quiero aclarar ante todo que no digo que sRGB sea MEJOR que AdobeRGB. El segundo tiene un gamut más amplio que el primero, es un hecho. Lo que intento aclarar aquí es cuál sería más adecuado para nuestro trabajo, y llegar a una conclusión mediante evidencias y pruebas y no desde la mera suposición de que “más amplio es mejor” o “si lo pone Adobe por defecto, por algo será”.
Continuar leyendo “sRGB vs. AdobeRGB. Cuál utilizo?”

Introducción a la gestión de color.

Uno de los factores determinantes a la hora de presentar un trabajo de diseño de calidad es la correcta reproducción de los colores en la impresión.
Como cualquier diseñador sabe (o debería saber), las pantallas de computadoras trabajan con mezclas aditivas (RGB) mientras que los impresos con mezclas sustractivas (CMYK, por ejemplo).
Sin embargo, estos dos espacios de color son teóricos, ya que en la realidad son “device dependent”, es decir, dependerán del medio o dispositivo en el que se reproduzcan.
Las imágenes no van a verse de la misma forma en un monitor (que emite luz) que en un papel impreso (que recibe luz). Y la cosa no termina ahí: además un monitor no va a comportarse igual que otro monitor, TV o proyector; un papel mate no se va a comportar igual que un papel encapado, dependeremos de las tintas con las que se imprima, los papeles, etc.
Por eso es necesario utilizar un sistema de “gestión de color”, que se encargue de traducir de un dispositivo a otro la información de color para intentar lograr la mayor fidelidad posible a lo largo de todo nuestro flujo de trabajo.
Para esto, hay que calibrar y perfilar todos los dispositivos que se utilizan para trabajar (monitores, cámaras, scanners, impresoras), para que todos consideren los alcances de color de todas las partes involucradas, y de este modo se tenga control sobre todo el proceso, sin dejar nada librado al azar.
Continuar leyendo “Introducción a la gestión de color.”

El uso del software libre en la práctica profesional del diseño.

PROFESIONAL (según el diccionario)
1. adj. Perteneciente o relativo a la profesión.
2. adj. Dicho de una persona: Que ejerce una profesión.
3. adj. Dicho de una persona: Que practica habitualmente una actividad, incluso delictiva, de la cual vive. Es un relojero profesional. Es un profesional del sablazo.
4. adj. Hecho por profesionales y no por aficionados. Fútbol profesional.
5. com. Persona que ejerce su profesión con relevante capacidad y aplicación.

PROFESIÓN:
Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución.

Entonces ¿de qué deberíamos estar hablando?¿de herramientas profesionales o de diseñadores profesionales?
Continuar leyendo “El uso del software libre en la práctica profesional del diseño.”

Limitaciones en el software libre para diseño.

Ante todo hay que aclarar que las aplicaciones libres de diseño disponibles no son ni intentan ser clones de las herramientas propietarias.
Algunas cosas funcionan de una forma diferente y llevará un tiempo acostumbrarnos, y si todo el tiempo pretendemos que estos programas se comporten de la misma forma que sus contrapartes propietarios, nunca vamos a adaptarnos. De todas formas esto no es exclusivo del pasaje de software propietario a libre. Cualquiera que haya pasado de Corel a Illustrator, por ejemplo, va a entender perfectamente de lo que hablo.
En el camino nos encontraremos con algunos problemas que en su mayor parte serán sólo debido a que no estamos acostumbrados a como funcionan los programas, pero en otros casos serán limitaciones reales, que deberemos resolver para poder trabajar.
Las principales limitaciones son los siguientes:
Continuar leyendo “Limitaciones en el software libre para diseño.”